Lenguaje inclusivo y periodismo

Informe de la RAE sobre el lenguaje inclusivo en la Constitución

Imagen representativa de un diccionario, donde también es importante el lenguaje inclusivo
El lenguaje inclusivo es importante en todos los contextos

Por Celia Oliveras Castillo.

El pasado 20 de enero de 2020 la RAE emitió el informe sobre lenguaje inclusivo pedido por la vicepresidenta del gobierno Carmen Calvo. La finalidad era revisar el lenguaje dentro de la Constitución y emitir un veredicto sobre si el uso de lo que ellos denominan como “género por defecto”, es decir, el masculino genérico, utilizado en la Carta Magna incluye también al conjunto de españolas. 

El debate actual sobre el uso de femenino es una de las constantes en actos y debates institucionales. Las mujeres exigen un lenguaje en el que ellas también estén incluidas de manera explícita, y no solo por asociación cultural de lo masculino a lo genérico. 

La resolución de la Real Academia de la Lengua Española dictó que no se cierran a ciertas modificaciones futuras. Pero que es el masculino genérico la manera formal y correcta de referirse al conjunto de la población. Sí, incluyendo a todas las mujeres. 

Sus razones son fundamentalmente culturales. La RAE habla de historia del uso de este plural para referirse a la población, lo que gramaticalmente es correcto. Cuando en la Constitución se hace referencia a “Todos tienen el derecho a disfrutar de un medio ambiente adecuado para el desarrollo de la persona”, se entiende que el pronombre todos incluye a la ciudadanía.

Contextos

Esto no ocurriría, por ejemplo, en la afirmación  “La ley fijará las obligaciones militares de los españoles”. En esta ocasión, la academia admite que el momento en que fue redactado dicho artículo, el pronombre hacía referencia a la población masculina, que era la que debía cumplir ese servicio.

Las protestas hacia esta resolución, sin embargo, no han tardado en aparecer. Los sectores lingüísticos de carácter feminista se han manifestado en contra de la RAE, pues la acusan de impedir constantemente la evolución de la lengua hacia una más inclusiva. La academia afirma que “entre las tareas de la RAE está recomendar, en ningún caso impulsar, dirigir o frenar los cambios lingüísticos”.

Es a través de esta afirmación, hecha por la propia RAE, que se critica la declaración de estos. Si es un hecho innegable que la sociedad está avanzando cada vez más hacia una situación igualitaria ¿por qué se ponen trabas constantes en el uso del lenguaje inclusivo que ayude y materialice dicho cambio? 

Lenguaje inclusivo y periodismo

Desde el periodismo, cada palabra es una lucha. Diferentes sectores intentan llevar a cabo este nuevo tipo de lenguaje, pero la oposición de una institución como la RAE no ayuda en esa tarea. El lenguaje es un reflejo de la sociedad, y el castellano no es genéricamente masculino por razones históricas, sino porque el pensamiento general es machista. Si se pronuncia el mundo en masculino, es porque se está pensando en masculino, y es una necesidad cambiarlo. 

Los sectores defensores del lenguaje inclusivo afirman que no buscan modificar que el lenguaje, sino hacer eco del cambio que de la sociedad hacia sistemas más igualitarios. Y la lengua es tan solo uno de los muchos reflejos de esto. 

Hoy en día se considera que no es lo mismo decir “una mujer muerta por violencia de género”, que “una mujer asesinada». Entonces ¿por qué hay personas que aún consideran que es algo negativo utilizar formas neutrales o ambos géneros a la hora de hablar? Si una mujer puede llegar a sentirse identificado con las terminaciones masculinas, ¿un hombre no puede llegar a hacer lo mismo? 

El debate sigue abierto, y se ha demostrado que la RAE no es precisamente partidaria de que se lleven a cabo dichos cambios. Muchas de las periodistas de todos los medios libran cada día una batalla para poder comunicar de manera igualitaria y feminista. Mientras tanto, los planes docentes de muchas universidades aún no se han hecho reflejo de este fenómeno que cada día consigue más partidarios. 

El lenguaje inclusivo ha venido para marcar un antes y un después en la profesión. A pesar de la negativa de académicos que están quedándose cada día más obsoletos.