New York Times: ¿David o Goliat?

Impacto del modelo empresarial del periódico

Imagen de la redacción del New York Times
Redacción del New York Times, cerca de Times Square. Autor: John Wu.

Por Pau Torres Pagès

El 1 de marzo, Ben Smith se estrenaba como columnista de medios en el New York Times y hablaba justamente del impacto de la publicación (que ya no solo periódico) en la industria periodística. Durante años, el New York Times se ha considerado el paradigma del buen periodismo. En sus manos tienen la envidiable cifra de 127 Premios Pulitzer, más que cualquier otro periódico.

El prestigio del medio lo ha llevado a tener cinco millones de suscriptores entre la edición online y la escrita. En el apartado digital, el número es más elevado que la suma de The Wall Street Journal, The Washington Post y las ediciones locales de Gannett (la compañía del USA Today).

Una posible amenaza

El articulo de Smith, antiguo redactor jefe de BuzzFeed, no era precisamente positivo para su nuevo periódico. El nuevo columnista considera que la influencia eclipsante de la publicación ha servido para poder captar a los mejores reporteros de la competencia. La mayoría de los periodistas que hicieron a Politico como un medio imprescindible para la política estadounidense, ahora están en el New York Times. Jim VandeHei, uno de los que no dio el salto afirmó en 2016 que “El Times se hará más grande y el nicho de mercado más pequeño, nada más sobrevivirá”.

También la prensa especializada está preocupada. Con más de 1700 trabajadores, el periódico puede dar el mismo contenido de temas como cultura que un medio que solo se dedique a ello. Según la reinventora de The Hollywood Reporter Janice Min, el amplísimo y diverso contenido del New York Times es “un obstáculo formidable para los otros negocios de suscripción digital”. Nadie va a querer pagar dos o tres suscripciones si con una puede satisfacer todos sus intereses.

Eso no quiere decir que el New York Times no haya pasado un mal momento en el tiempo reciente, al fin y al cabo, estamos hablando de un medio con una parte importante de contenido impreso. El 2014, los ingresos por publicidad en la edición impresa estaban a mínimos y nadie pensaba que la suscripción digital fuera una solución realista, todo abocaba al fracaso. No fue así. Desde entonces, las acciones de la empresa se han triplicado y se ha contratado a 400 empleados nuevos. El sueldo base de un redactor es de 104.600$. Pero no todo son buenas noticias, los ingresos por publicidad siguen bajando tanto en la edición digital como en la impresa. El 2019 fueron un 10% menores que el año anterior.

Mirando al futuro

Sin embargo, la situación económica de la empresa no es mala comparada con los otros medios. Tanto es así que se está planteando la compra de Serial Productions, una compañía de podcasts con más de 300 millones de descargas. La empresa tiene un valor de mercado de 75 millones de dólares, aunque fuentes del New York Times afirman que esperan pagar menos. Otro movimiento que hace más fuerte a la empresa, teniendo en cuenta que los podcasts están en alza.

Arthur Sulzberger, periodista y presidente del Consejo de Administración del New York Times, discrepa del análisis de Ben Smith. Primero, considera que la competencia es grande, sobretodo teniendo en cuenta el poder de la televisión por cable. También dice que no es que se esté monopolizando un mercado, se está creando uno de nuevo para beneficio de todos los medios. “Como dicen en los aviones, ponte tu mascara de oxigeno antes de ayudar a los demás”, dice Sulzeberg. Además, añade que los ejecutivos de la empresa están buscando maneras de ayudar a otros periódicos, pues consideran el colapso de la prensa local como una amenaza a la democracia.